Formación profesional del traductor médico relacionada con la medicina

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

En primera instancia, se debe dejar en claro que un profesional de las traducciones médicas no necesariamente debe tener un título universitario de medicina. Se puede pensar que como traduce textos sobre medicamentos, cirugías, entre otras cosas, deba haber cursado una carrera universitaria médica. La realidad es otra, puesto que no es indispensable que se gradúe de médico; con tener un gran conocimiento de la terminología médica es suficiente. En este sentido, debe estar dispuesto a llevar a cabo investigaciones complejas, y poder entender a qué se refieren cuando lee o escucha sobre aspectos medicinales. En caso de que la traducción que vaya a hacer sea para pacientes, el profesional tiene que recurrir a sus habilidades de síntesis y simplificación, para hacer que el contenido sea fácilmente comprensible. Especialmente para personas que no tienen una formación médica. Se habla de que para poder explicar algo en términos sencillos, la persona necesita haber entendido el tema que plantea, así que la inteligencia es una cualidad con la que debe contar cada traductor médico.


¿Qué carreras podrían facilitarle el trabajo de las traducciones médicas?
A un individuo que haya sido enfermero o paramédico puede resultarle más sencillo traducir textos médicos que a otra persona sin dicha preparación. Al haber visto antes jerga especializada y conceptos muy elaborados, el trabajo de traducción le resultará más simple. No por ello debe confiarse, sino más bien aplicarse para ser mejor profesional. Las empresas como Protranslate el traductor medico contratan a personal altamente capacitado que pueda traducir sin errores, con rapidez y excelencia. En muchos casos les hacen pruebas para verificar si están aptos para realizar traducciones médicas, aparte de revisar el historial laboral, por si acaso los postulantes hayan tenido experiencia en el área. De ser así, pasan a desempeñarse como traductores médicos en una empresa.


¿Cómo puede un traductor médico llegar a un equilibrio entre la rigurosidad y flexibilidad?
Por un lado, se exige que sea riguroso para acatar las normas laborales, además de conocer al pie de la letra las leyes actuales. Aparte de que la exactitud característica de las traducciones médicas llega a ser muy estricta, porque todo está relacionado con sustancias que influyen en la población. En otras palabras, un paciente tiene el derecho de saber con exactitud cuáles son los compuestos de las medicinas que se toma, sin importar el idioma que maneje. En el otro lado de la moneda, debe ser flexible para reconocer cuando no conoce la terminología de cierta especialidad. La medicina abarca una gran teoría, por algo es de las carreras universitarias más largas. Así que cuando un traductor médico no se sienta cómodo con traducir un texto sobre ginecología, por ejemplo, debe pasárselo a un compañero de trabajo que haya trabajado con eso. Tal vez su capacitación lo hace apto para traducir textos sobre oftalmología o traumatología, y le resulte mejor trabajar con eso. Por esa razón el profesional responsable por las traducciones médicas debe ser capaz de llegar a un balance entre la flexibilidad y la rigurosidad.