Conozca el Centro Arqueológico Chipilapa

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

Esta mañana del miércoles tuvimos la oportunidad de conocer por fin el Centro Arqueológico Chipilapa ubicado a pocos metros del puente del mismo nombre.

 

Ya se había escuchado de la existencia de este Centro Arqueológico, pero aún no se había tenido la oportunidad de conocerlo, gracias a la invitación del Concejal Municipal Jorge Godoy, quien hizo los contactos con el Antropólogo Cristofer Martínez, se pudo realizar una visita a este centro arqueológico.

 

A pocos pasos del puente y como a unos doscientos metros de la carretera está este lugar, para poder ingresar hay que tomar una entrada que está muy bien arreglada, pero luego hay que subir un cerco de piedra, con alguna dificultad se ingresa, el terreno está totalmente limpio, no tiene maleza, se nota que quemaron hace algunos días preparándose para el invierno y poder sembrar en dicho lugar, en cuanto se ingresa, el Antropólogo afirma que este es un lugar donde hubo una cancha de pelota, que luego fue utilizada para construir una piscina.

 

 

Luego visitamos dos montículos, que ya han sido bastante destruidos, donde el antropólogo nos indica que hubo un centro ceremonial, construido alrededor del año 800 antes de Cristo, que utilizaban solamente piedra, lodo y cal para su construcción y que a pesar del tiempo y del destrozo humano todavía se pueden observar algunos vestigios de dicha civilización que es la misma que habitó en Kaminal Juyú, en donde está actualmente la Capital de Guatemala.

 

Se pueden observar templos, aquí ahora lo usan para sembrar maíz, pero en su tiempo fue un lugar donde habitaron grupos indígenas, todavía se ven gradas de lo que fue un templo, ojalá que en algún momento las Autoridades hagan algo para poder preservar estos lugares tan importantes para nuestra cultura.

Un paseo sumamente agradable, con la charla y lo que compartió el Antropólogo, se siente un transporte al pasado cultural guatemalteco, ojalá que las Autoridades en algún momento se preocuparan por la riqueza que encierran estos lugares, hasta hoy tan desconocidos por los jalapanecos.