Ojalá que en Jalapa se respete un orden para la vacunación de COVID-19

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Después de mucho esperar, por fin llegó a Guatemala la vacuna del Covid-19, gracias esto a algunas donaciones y a una pequeña parte que el Gobierno ha comprado con el dinero que le aprobó el Congreso.


Habrá que recordar que ya hace algún tiempo los Diputados le aprobaron al Gobierno una buena cantidad de dinero para poder comprar las vacunas, pero estas han llegado a cuentagotas a Guatemala, por lo que apenas se ha ido cubriendo lo que han llamado primera fase que tiene que cubrir a las personas que han estado en primera línea y que con mucha razón deben ser vacunadas, como Médicos, Enfermeras, Bomberos, Laboratoristas y otros que principalmente se han dedicado a atender a las personas que han dado positivo, dentro de esta primera fase también se incluyó a las personas que están dentro de asilos y que son por supuesto de la tercera edad y que también por vivir juntos pueden estar en un mayor peligro.


Pero en esta Semana Santa se abrieron algunos centros en la ciudad Capital para atender a las personas que han estado en esa primera línea y que aún no han sido vacunadas, pero gracias al desorden que siempre tenemos en Guatemala, muchas personas mayores de 70 años llegaron a estos centros a vacunarse, provocando grandes colas, aún sin guardar la distancia necesaria, lo que representa un mayor riesgo por un contagio y por la edad o enfermedades de quienes hacen las colas, en algunos lugares se les permitió ser vacunados, en otros no, por lo que llama la atención de por qué hay tanta desorganización, no se cumple con lo que se ha programado, sino que luego queda a discreción de cualquier persona, se han podido observar a personas mayores ya vacunadas ya que han colocado fotos, pero también se han visto otros que se han tomado fotografías y se les ha negado la vacuna.


Ojalá que en nuestro departamento se tomen todas estas enseñanzas, para evitar que esto se produzca, que se finalice con la primera etapa, que se cumplan con los protocolos, pero que desde ya se empiece con los procesos de organización, teniendo ya previsto como se vacunara, a quienes, que exista ya un listado, lugares ya previstos, para evitar estas largas colas que no benefician a nadie.


La desesperación de los mayores, tiene su fondo, por el temor de ser infectados, pero no podemos poner en peligro por esto a nuestras personas de la tercera edad, muchos de ellos se han cuidado durante toda la Pandemia, por lo que merecen que haya organización en la vacunación, que no vayan a salir con que un día ya hay vacunas y que lleguen los que deseen ser vacunados, si la lentitud del Gobierno para comprar las vacunas ha dado tiempo para la organización, además que no se suene que familiares de miembros del Gobierno son vacunados sin estar ni en primera, ni en segunda fase, recuerden que la historia luego los juzgará si hacen un mal trabajo.