Mujeres con niños en brazo realizan colas en RENAP

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Lastimosamente y a pesar de las famosas mesas de diálogo, se puede observar en las colas en el Registro Nacional de las Personas, Renap, madres con niños en brazos.


Muchas personas llegan desde horas de la madrugada a esperar un número, para ser atendidos a las oficinas del Registro, ubicadas en la sexta avenida entre primera y segunda calle de la zona 1, Barrio La Democracia, ya que necesitan renovar principalmente el Documento de Identificación Personal, DPI, porque se los solicitan en diversas gestiones que estas personas deben realizar.


Luego del asueto decretado por la Independencia patria, se pudo observar desde muy temprano que las colas llegaban hasta la quinta avenida, tomando toda la primera calle, ya que la cantidad de personas era sumamente grande, pero dentro de estas colas se podía observar a muchas personas que llegaron con sus hijos en brazos y debían esperar a ser atendidas, lo que es un problema sumamente serio, por que estas personas deben ser atendidas con especial atención por el hecho de tener a sus menores en brazos.


“Mire, nosotros venimos desde muy temprano, hasta con miedo que nos puedan agarrar por el toque de queda, pero sino no agarramos número, la verdad es que no se cuántos dieron este día, pero mire que la cola no baja mucho, ojalá que se tomen medidas para que contraten más personas aquí en Renap, que se nos atienda lo más pronto posible, a pesar que van pasando los días, no logramos que se nos atienda, si usted me pregunta para qué vengo, pues es sencillo, se me venció el DPI, pero en muchos lugares me han pedido mostrarlo y me dice que por ese momento me lo aceptan, pero que debo sacar uno nuevo, por lo que hay que venir lo antes posible”, manifestó la Sra. Amarilis López, vecina de una comunidad de Jalapa.


Una señorita que iba pasando por el lugar, expresó: “Qué tristeza ver a tantas personas haciendo cola, porque no se toman algunas medidas, como dar pocos números para un día y de una vez dar los del día siguiente, tomando en cuenta cuantas personas atienden en una hora y decirles pues del número uno al diez por ejemplo vengan de ocho a nueve, las del once al veinte de nueve a diez y así sucesivamente para no ver tantas personas bajo el sol, mujeres cargando niños, porque esto no es de hoy, yo trabajo cerca y desde hace ya muchos días he visto que la situación está igual”.