¿Quién monitoreará que se cumplan con las disponiciones presidenciales?

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Este primero de octubre trae los últimos cambios en el proceso de Pandemia que inicio en el mes de marzo con el cierre casi total del país.


En esa oportunidad casi con la Semana Santa cerca, se tuvo medidas bastante fuertes, como confinamiento, toque de queda, cierre de negocios y muchas cosas más, pero a partir de un tiempo a esta parte se fueron abriendo negocios, bajando las medidas hasta llegar a este uno de octubre cuando desaparecerá en Jalapa el toque de queda, aunque si habrá ley seca de nueve de la noche a seis de la mañana con excepción de los días 24, 25 y 31 de diciembre, cuando no habrá ninguna restricción al consumo de bebidas alcohólicas.


En Jalapa debemos reconocer que las medidas de restricción ya eran bastante pocas, ya que a pesar de estar el semáforo en color rojo, la mayoría de negocios, como restaurantes y transportes y otras actividades están ya en pleno funcionamiento, aunque se desconoce que tipo de medidas toma el Área de Salud que según el Ministerio es el Rector de las actividades, pero en Jalapa hay mucha pasividad y no se conoce que tipo de controles se ejercen, ya que por ejemplo en la Terminal que funciona en el Campo de la Feria, no se ha observado que se realicen controles en cuanto a numero de pasajeros y la desinfección de las unidades.


Ahora todo a quedado en manos de los vecinos, que son los responsables del avance o no de la Pandemia, el Ministerio ha dicho que ya cuenta con lo necesario para el control que los Hospitales no están saturados, que las medidas a cumplir es el uso de la mascarilla todo el tiempo, en Jalapa demos un paseo por el centro y encontraremos a muchísimas personas que no portan mascarillas, las cargan en el codo o en la quijada, esto en personas tanto profesionales, campesinos y de todo nivel y profesión, que no piensan que esto no solo daña su salud, sino la de los demás.


Otra de las medidas es el distanciamiento físico, que tampoco se cumple porque es fácil el poder observar que las personas aun no aprenden que esto les beneficia, esto a pesar de que las autoridades dicen a cada rato que en seis meses los guatemaltecos ya hemos aprendido las reglas, ojalá vinieran a Jalapa y se dieran cuenta de la realidad de esta medida.


La siguiente es el lavado constante de manos, aquí cada persona es la que puede dar fe de cómo actúa y si en verdad se lavan o no, como debe ser y con la constancia que se pide.


El uno de octubre ha traído a la normalidad, no importando el color en que se este, esta situación ha quedado en segundo plano, ahora solo queda cumplir con estas tres medidas, mascarilla, distanciamiento y lavado, porque hasta el momento se desconoce quién monitoreara que esto se cumpla, ya que no se ve por ningún lado controles de ningún tipo, aquí vale la ley del mas fuerte o sálvese quien pueda.