Editorial: El Gobierno como Empresa

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

En Guatemala no existe ninguna conciencia tributaria, nadie sabe ni cuánto paga ni por qué paga los impuestos.


Tal vez la razón de esta falta de conciencia tributaria sea que no entendemos que las Instituciones del Estado al final brindan un servicio, sí, como la telefonía privada o los Colegios Privados, usted tiene exactamente el mismo derecho de llegar a exigir que esos servicios sean de calidad, acorde a lo que pagamos por ellos.


Tal vez si las cosas fueran como en Estados Unidos tendríamos una mayor conciencia de al menos el Impuesto al Valor Agregado, IVA. En Estados Unidos el precio anunciado no incluye "Taxes" y hasta pagar uno se da cuenta que en realidad debe pagar más y que el resto de dinero es impuestos, entonces, uno tomaría conciencia del costo que tiene vivir en Guatemala y la obligación que las Autoridades y empleados públicos tienen de brindarle un servicio correcto.


En Guatemala pagamos impuestos por cada galón de gasolina, con el objetivo que alrededor de ochocientos millones de quetzales sean invertidos anualmente en el mejoramiento de carreteras y esa inversión no se ha visto por ninguna parte, así que inaugurar una carretera no debería ser motivo de alegría o de alabar ni al Presidente, ni al Ministro, ni a nadie, es su obligación, porque ellos solo son administradores de nuestro dinero.


El IVA es un impuesto que se paga en cada compra, todos lo pagamos siempre y cuando el negocio o empresa lo reporte a la SAT, de lo contrario, la persona se lo está robando al mismo pueblo, ya que no hay forma que ese dinero regrese.


El ISR es otro impuesto de los que duele, de su propio salario le tienen que realizar un descuento de un 6% acorde lo que gane arriba de cuatro mil quetzales.
El Gobierno no genera fondos propios, no hay producción, funciona del dinero que todos pagamos en impuestos, por lo cual, si los vemos desde el punto de vista empresarial, el Gobierno de Guatemala es una empresa que brinda servicios en la cual todos aquellos que tributamos somos socios.


Sin embargo, esta empresa no es una empresa eficiente, los servicios que brinda no son de calidad, es más, son tan malos pero tan malos, que ni los propios socios utilizan los servicios. ¿Se imagina que pasaría si Carlos Slim considerara tan malo el servicio de Claro que él mismo usara Tigo? Eso es lo que pasa en Guatemala, ni los mismos socios de la empresa utilizan los servicios de salud, educación y seguridad.


Cada vez es más común ver Colegios Privados, especialmente en Jalapa donde ahora existen cualquier cantidad de nuevos Colegios Privados, es porque las personas no confían en los servicios de educación que ofrece el Gobierno del cual somos socios, misma historia con ir al Hospital Nacional y salir con una orden de Laboratorio para realizarse exámenes que usted de todas formas no puede pagar.


La situación del país es lamentable, pero mientras sigamos haciendo sentir a las Autoridades que nos hacen el favor de darnos los servicios y no exigirlos de calidad, seguiremos en la misma situación, no podemos seguir sintiendo que nos ayudan, cuando en realidad, son nuestros empleados, todos pagamos para que ellos tengan salarios y están obligados a cumplir horarios, a brindar servicios de calidad y totalmente alejados de corrupción, es nuestra obligación denunciar ante la PDH y al mismo tiempo obligar a la PDH a que presente resultado de las denuncias que realizamos, ya que la misma PDH investiga todo pero resuelve muy poco.


En una próxima entrega les hablaremos sobre los Bonos que desangran al Gobierno.