Siguen creciendo las ventas frente al Hospital y al Oratorio

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

Sin ningún control continúan ubicándose ventas en plena calle y aceras frente al Hospital Nacional y el Oratorio de Jesús de la Buena Esperanza.


En este lugar ocurre un fenómeno bastante raro, es prohibido estacionarse, pero ahora es permitido el ubicar ventas, lo que al final interrumpe más el tránsito, el otro problema es que las personas ya no pueden caminar por este sector en las aceras, porque todas están llenas de ventas de todo tipo, por lo que el mercado sigue creciendo, pero sin ningún control, ni ordenamiento.


Seguramente estas personas no pagan ningún tipo de arbitrio o piso de plaza, solamente se ubican en estos lugares, ocupando la misma calle, sin que ninguna Autoridad realice algún tipo de acción para evitar que esto ocurra, aquí hay un problema ya que son ventas y con estas interviene el Mercado y su Administración, el problema para ellos, es que están ubicadas ya en el perímetro, no el propio mercado por lo que se limita su intervención, luego compete a Policía Municipal de Tránsito, porque lo que están interrumpiendo es el paso de los vehículos.


“Yo vivo en el barrio La Democracia, transitar por este sector del Hospital y el Oratorio es algo realmente difícil, mire a un lado están ubicados los BB Buses y moto taxis, por lo que casi no se puede usar la acera, luego al otro lado donde hemos tratado de pasar, ahora hay ventas hasta la esquina, venta de ropa, ollas, elotes y otras cosas se han ubicado, lo que hace que tengamos que bajarnos a la calle, pero ahora hasta allí hay ventas, por lo que es difícil pasar por este sector, aquí pasan buses, microbuses y todo tipo de transporte, por lo que urge que nos hagan un espacio para poder pasar caminando sin peligro, las ventas ya no deben estar hasta aquí”, expresó la Sra. Elizabeth López, vecina del Barrio La Democracia.


Principalmente los días sábado y miércoles aumenta el número de ventas que se ubican en estos sectores, es el momento que las autoridades tomen cartas en el asunto y ya no permitan que el mercado crezca desordenadamente.