Invasores llegan a cancha de fútbol y amenazan con dañar la gramilla

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

Muy temprano por la mañana un buen grupo de personas que se identificaron como vecinos de Santa María Xalapán, llegaron a la cancha de fútbol de Juan Raquel Cante en el Barrio Llano Grande para amenazar con quemar la gramilla y no permitir que se juegue fútbol.

 

Los propietarios del terreno de la familia Cerna, que está ubicado al pie del cerro de Arluta, al sur de la ciudad de Jalapa, llegaron a la Comisaría 22 de la Policía Nacional Civil para hacer la denuncia, ya que se sentían amenazados por estas personas, un contingente policiaco salió hacia este lugar, donde según los propietarios habían cortado unos árboles y causado algunos daños, en un sector un poco mas lejano, en la parte alta del cerro se podía apreciar la presencia de algunas personas y algunas columnas de humo que salían, luego de haber prendido algunas fogatas.

 

En esta cancha de fútbol juega el Torneo la Liga máster, que cuenta con la participación de una muy buena cantidad de equipos, que vieron este mediodía amenazado el inicio de la jornada, pero cuando las fuerzas de seguridad llegaron, ya no había nadie cerca, sino se pudo observar que algunas personas se alejaban del lugar, no se puede cuantificar si hubo o no daños en este sector, ya que además otro grupo de personas se presentaron a la Comisaría a interponer denuncias de que habían personas no identificadas haciendo destrozos en sus terrenos.

 

“Es un problema bastante serio, a pesar que se han hecho compromisos en las Mesas Técnicas, continúa este problema, habían llegado, pero ahora se tomaron la molestia de decirnos que quemarían la gramilla de la cancha de fútbol, por eso hemos hecho las denuncias, nosotros necesitamos vivir en paz y tranquilidad por lo que pedimos la intervención de las Sutoridades y evitar que estas cosas sigan ocurriendo”, afirmó una de las denunciantes.

Poco a poco fueron llegando los futbolistas para iniciar la jornada futbolista, a lo lejos muy cerca de los cercos de piedra se podía observa a algunas personas, que se fueron alejando poco a poco, pero con la amenaza que regresarán, desconociendo qué sucederá en los próximos días.